Los ojos en las ventanas

Este año hemos vuelto a salir con la tamborrada a animar un poco las calles de la parte vieja donostiarra. Tengo la costumbre de mirar de vez en cuando a las viejas casas de madera, para ver si encuentro a Agustin, escondido quizá entre alguna portezuela, mirando de reojo por algún ventanuco…. todavía no lo […]

Hasta la vista, Agustin

“Hasta la vista Tío!” -le solía decir yo, y esperaba sonriente su rápida respuesta: “Eso le dijo un ciego a otro!” Se nos ha marchado poco a poco, sin hacer mucho ruido, casi a escondidas dirá alguno. Como vino la enfermedad que le ha ido quitando sus mejores amigas, poquito a poco… sus comidas en […]