Ahora hace dos años

Ahora hace dos años bajaba de un avión, con cierto miedo y preocupación tras poner en papel timbrado que viajaba a El Salvador únicamente de turista y para tres meses.

Ahora hace dos años me tocaba pulsar un botón que accionaba un curioso semáforo en el aeropuerto: el rojo indicaba que nos quedábamos sin jamón tras el registro de la maleta y verde, podía seguir adelante introduciendo la preciada mercancía en Centroamérica..

Ahora hacer dos años, salía del aeropuerto internacional de El Salvador mientras un calor pegajoso me aplastaba bajo su peso mientras buscaba un cuatro por cuatro gris y usaba mi primera “cora” (0,25$)para pagar el párking.

Viaje diario por la carretera del puerto al trabajo en descapotable!
Viaje diario por la carretera del puerto al trabajo en descapotable!

Leer más “Ahora hace dos años”

Anuncios

Enfoque de género en proyectos de cooperación, experiencias propias

Estos últimos días estamos aprendiendo mucho sobre el tema del género en la cooperación. Hasta ISF-MGI se ha acercado Clara Murguialday que nos está ayudando a incluir el enfoque de género en los proyectos de fin de carrera.

Estábamos haciendo un poco de historia, y viendo cómo ha ido cambiando el enfoque durante los últimos años, desde el enfoque del Bienestar (wellfare) o más asistencialista hasta el de Género en el Desarrollo.

(Si queréis profundizar un poquito más sobre el tema, lo podéis consultar en el Diccionario de Acción Humanitaria de Hegoa. )

Este otoño-invierno he estado en El Salvador, apoyando un proyecto de cooperación al desarrollo, y he pensado en hacer algo de autocrítica, a través de mi experiencia personal:

¿Hemos superado realmente el enfoque Mujeres En el Desarrollo (MED) en los proyectos de cooperación?

El proyecto que se está llevando a cabo en la zona rural del Estero San Diego, tiene como uno de los objetivos:

  • Fomentar iniciativas económicas locales lideradas por mujeres en la Cuenca Estero San Diego.

Mientras trabajas en campo,  sólo miras a los resultados que se deben obtener en base al proyecto formulado;  y entre ellos están capacitar a las mujeres en emprendedurismo y organizar ferias de mercado para que vendan sus productos, así como varias giras de intercambio. Y es a lo que dedicamos nuestro esfuerzo, con mayor o meno acierto.

Pero…

  • ¿Realmente estamos disminuyendo la brecha de género con estos proyectos?
  • ¿Estamos ayudando a cambiar la relación entre hombres y mujeres?
  • ¿Estamos ayudando a fortalecer el poder de decisión de las mujeres?
Con la ventaja que te da el tiempo y poder reflexionar sobre el pasado, creo que la respuesta a las anteriores preguntas es negativa; en el caso de nuestro proyecto. Si que se cumplieron, en cambio los objetivos deseados por el financiador en fecha y ejecución, pero el proyecto no tenía un enfoque GED, sino que en mi opinión se quedaba únicamente en MED.
Y aunque se pudiese haber hecho algún cambio una vez comenzada la ejecución del proyecto, desde la base de la formulación estaba concebido con un enfoque MED, en el que se realizan políticas con el fin de mejorar la calidad de vida de las mujeres,  pero en el que a las mujeres se las ve aisladas, invisibilizando las relaciones desiguales y brechas de género existentes.
La aprobación de proyectos como este, demuestra que todavía queda un largo recorrido para llegar a proyectos que realmente dispongan de un enfoque de “Género en Desarrollo” en la cooperación internacional.
Si todavía queréis algo más de información sobre este tema, puedes consultar: